El inicio de la mercaderes…….


Entretenida, me defino, entre la linea de la calle y los transeuntes sin decidirme por donde andar, sigo parada, confundida con los que miran los escaparates. Hay una calle en el viejo Hidalgo del Parral por donde es imposible no mirarlos, en la esquina esta una botica y el boticario atiende de mala gana, se le han casado las hijas y la mujer le pega gritos altos a la hora de comida. Luego viene un almacen de cristaleria, nunca he visto un alma dentro, ni quien muestra las vajillas de lujo, ni quien podria comprarlas, desde luego mi abuela no tenia centavos para ello y mi madre siempre elegia otro camino, uno más corto. Siempre hay elefantes de ceramica pintada y monigotes de bronce que te juzgan como si estuvieras en un banquillo. Frente hay tambien mucho que ver, historias, dramas en los vitrales de la catedral, nada distinto a las habitaciones de los viejos repletas de santos. Los simples mortales somos los que siempre estamos ansiosos. Y la plaza sin señorio del centro de la ciudad, casa eterna de los soñadores, indios  y jovenes que desean encontrar el amor. La tienda de hilos, sin cartel, sin hilos, sin buenas costumbres. La escalera de los cien metros que me hizo compadecer siempre a los que vivian arriba y tenian antojo de tacos a media noche. A esas alturas ya lleva uno la consigna de pasarselo bien, aunque se hayan podrido todas las rosas y no sirvan elotes decentes en toda la ciudad. La tienda de los trastes de aluminio donde entras y no puedes evitar salir sin ollas, porque tienen lunares en el fondo azul y parece nieve apareciendose. Y cuando llevas la vista al frente, se alcanzan a los telares en la banqueta y los helados de la chica sorda. Esa calle me gusta, justo ahi nunca tengo tiempo de confundirme, de inmediato puedo andar……..

Anuncios

El primer día de asueto en Diciembre


Dejo sobre la cama el uniforme naval y salió a dar una vuelta. Se sentía melancolico y sin la posibilidad de encontrarla. Acudio al bar que le dijeron que frecuentaba y pidio los mismos sabores y vapores que en el este. Quizo citarla, pero su voz se diluyo en el humo que despedian sus compañeros. ¿Seré capaz de inventarme el destino, ahora que ha dejado de apasionarme el trabajo?
Camino por la avenida de los insurgentes para volver a su casa, pero salio casi de inmediato para volver al centro comercial donde ella solia conseguir el tabaco, si se puso a dar clases, no tardaria en aparecerse por el colegio, echar un vistazo y pensar en lo bueno que fue alejarse de su vida. ¿y si seguia viviendo con los tios?, no tardaria en aparecerse por el taller o por la iglesia, alguien tendria que reconocerle, hacerle conversacion y darle el santo y seña de lo que no hizo, atesorandole la culpa como desde el primer dia. Los días siguientes estuvo mirando motos. La casa dejaba de parecer suya y sobre todo casa, se habia convertido en un contenedor con material poco radioactivo. Saco los discos y puso tres al azar, volvio a la calle donde la vio por ultima vez. Ella no comprendio que me fuera. Yo no comprendo haber vuelto, por fin somos la misma idea. Para eso sirven las varitas que se quedan en el saco, reprodujo un pequeño ying yang. La escritura cuneiforme se quedo en la banca frente al bar, entonces dedujo que no servia de nada permanecer más tiempo, puesto que no había cuidado la entrada desde que abrieron la puerta, y ella, como antes de que se sentara, podría estar en cualquier sitio, asi que volvio a casa más tranquilo. Guardo el uniforme en otra habitación, aun le quedaban días francos.

De mi intimidad


Pienso en el rato libre y me apetece beberme toda el agua fría que quede, aunque siga afónica, la temperatura espiritual lo amerita.
Pienso que en unos meses, o años estos ratos serán lejanos, serán un sueño coloidal que no va a encajar. Tengo ganas de jurarte que los ciruelos son lo más delicioso del mundo, entre eso, que me hables al oido, los chabacanos, la birria, bueno la lista se alargo porque tengo bonapetit… A punto de desmayarme quise levantarme para escribir la oración que estaba haciendo. Has de saber que creo en Dios y también creo en vos; la persona correcta iba a decir, la incapaz de quitarme a los hijos, o de internarme en un asilo, la incapaz de mentarme a mi abuela, la capaz de ayudarme a conducir aviones o tiburones, si me lo propongo; cuando me levante me encontre con que ya no recordaba lo que estaba soñando y se mezclo esa sensación conocida de cuando dejas una lectura en una pagina mala y recuerdas algo anterior, algo que te gusta. ¿Y a veces me pregunto porque la gente no se deja ir a su ritmo?
La canción más cursi de Fito narra una historia de amor sin tiempo, para honestos de estos, para bohemios de los otros. Es una breve descripción del espacio que ocupas para otros y para mi. Siempre me ha gustado esa locura que se desprende, y aunque hace mucho no la veo tampoco la evoco. el tono de voz cambiará. el color de la casa cambiará. La luz de las fotografías familiares. Más regular es la cuestión de pensar que la de tallarme los ojos, para ver si es cierto que anocheció en este rato que iba a descansar. La fatiga no es menos, lo cual me preocupa, el malestar no es mas lo cual  me conforta, pero quisiera tener fuerza para tallar un caballito en madera,
o para plantar maíz, las raíces también me gustan…. (ya se dará cuenta me dijo una voz, ¿de qué?, tiré el cerrojo y las drogas, tiré la cuerda y las ganas de andar de campamentos, tiré el cuento social a la basura, cuando te vi; apenas me queda el gustito ese tan psicológico de comprar zapatos)

Pensamiento white &black


Me gusta saber que no tienes rango en tu belleza,
que ocurre el mismo temblor al verte que la primera vez
y el mismo interés tienes en abrazarme antes de dormir,
me gusta que compartamos la hora de comida, que sea una hora distinta, con prisa
me gusta besarte con prisa y leerte despacio,
La gente cree (lo digo porque me lo han dicho) que eso se acaba con el tiempo;
no es cierto, claro que no es cierto,
el tiempo nada más nos ha dado planes,
nos ha enseñado a medir cuantas y cuales palabras no hay que decir si nos enfadamos,
y cuántos besos después de hacer el amor quedamos dormidos,
y cuánto pay tenemos que pedirnos para satisfacer el antojo…
y es de ti de quién yo quiero seguir aprendiendo.

Conforme he visto como se distorsionan aquellas aves
se me ha acomodado la adrenalina,
están bailando,
están encontrándose con la misma ave que acompañan cada día,
con sus alas manchadas o largas
y hermosas.

Semillueve, voy a paso ligero
y el reloj cada vez que lo miro esta en posición distinta,
la jamaica me supo a este ritmo que tu ya me definiste,
te dejo me voy a verte, ya anocheció.

Aliento


¿Y si fue el vicio de su compañia? la omision tenia otra respuesta, no dijimos porque, pero nos miramos como si estuvieramos conspirando. Me levanto la falda en cuanto pudo y me empujo en cuanto pudo, hacia la vida, hacia el dejar las promesas, hacia el reloj cucu del rincon de la sala. Vi las canas en la almohada y paso la brisa encima de mi cabeza, se duchaba como siempre, a puerta cerrada, se rasuraab con cuidado en un planeta propio y encontraba la disculpa para la otra.
En la alameda central, confirmo uno de los mensajes. El infiernillo no solo tiene copas de cristal, es otra extension la que recorrimos pero me acorde de la primera vez que lo vi, estaba impaciente, esperando un turno de examen y acababa de llegar de unas vacaciones  geniales. Me miro y me dijo que despues de tan grata compañia debia sentirme desilusionada. embarazada, me sentia. Igual le sonrei.
Tras el corredor, en el fondo, la palmera bajo la que me besaste ha empezado a florecer, pense y pensaste eso es imposible, pero en esa otra habitacion hay disculpas, en el reloj de mano no hay pulso, solamente hay obligacion. Todas las venas de su cuerpo se oscurecieron, no pasa luz de ningun tipo, confiado dice que alguien esta necesitando sus caricias.
Me presento aterrada en la plaza. Me siento en el lado izquierdo de la misma banca, esta vez si no vienes, se que es la direccion correcta, para que corra la sangre. Ira y vendra el cause en tu causa.

Reseña


Soy de otra parte, otro cuerpo, otro golfo
Para que me entiendan
para que no me entiendan demasiado
por atajos y digresiones
escribo.
A mano limpia. A campo traviesa.
Vivo por circunloquios, espirales, pidiendo disculpas, permiso. Demasiado.
Tropiezo, desentono, me repito,
adiciono prótesis, me encorvo
heteróclita, minuciosa, descuidada
descartando a manotazos, boqueando
con notas a pie de página
inverificables.
Desenraizada como tronco de plátano
a merced de la borrasca, puro cráter, pura fragilidad
sin saber echar raíces pero voy
poniéndome en escena, fuera de foco,
por lente cóncavo o convexo
nunca el del arcoiris nunca el del amor correspondido menos furtivo.
El mínimo denominador común del dolor es universal
y su raíz cuadrada esta nuez, este rubí,
que aún alumbra, soberbio, secreto, aunque airado
la palma de mi mano.
————————-Lusia Futuransky

El trabajo soñado


Qué bello ha de ser editar el sol

En frases

Y buscar en las entrañas

Para darle equilibrios oscuros;

Y amalgamar

Con tonos salidos de alguna vena,

La imaginación,

Con tinta fuerte, fría,

Con el espesor dulce de la pluma.

¡Que estallé, que se prendan llamas!

Para jugar a meter los haces de luz

En lámparas de Camboya.

La hierba curvándose bajo los pies,

El colgante gitano,

Las botellas de vino espumoso

Acariciando con los dedos la corbata de satín

Como tocando piano sin saber,

Como rallar la esfera

Y que se convierta

En un narrador con voz media.

Anais