Reseña


Soy de otra parte, otro cuerpo, otro golfo
Para que me entiendan
para que no me entiendan demasiado
por atajos y digresiones
escribo.
A mano limpia. A campo traviesa.
Vivo por circunloquios, espirales, pidiendo disculpas, permiso. Demasiado.
Tropiezo, desentono, me repito,
adiciono prótesis, me encorvo
heteróclita, minuciosa, descuidada
descartando a manotazos, boqueando
con notas a pie de página
inverificables.
Desenraizada como tronco de plátano
a merced de la borrasca, puro cráter, pura fragilidad
sin saber echar raíces pero voy
poniéndome en escena, fuera de foco,
por lente cóncavo o convexo
nunca el del arcoiris nunca el del amor correspondido menos furtivo.
El mínimo denominador común del dolor es universal
y su raíz cuadrada esta nuez, este rubí,
que aún alumbra, soberbio, secreto, aunque airado
la palma de mi mano.
————————-Lusia Futuransky

spanish caravan — Jim M


Carry me, caravan.
Take me away.
Take me to portugal.
Take me to spain.
Andalusia
With fields full of grain,
I have to see you
Again and again.
Take me, spanish caravan.
Yes, I know you can.
Trade winds find galleons
Lost in the sea.
I know where treasure
Is waiting for me.
Silver and gold
In the mountains of spain,
I have to see you
Again and again.
Take me, spanish caravan.
Yes, i know you can.

Al interior


Llevo horas limpiando recuerdos,
extendiéndolos sobre la cama, disfrutándolos.
Evito las cronologías, las prioridades; los revivo como aparecen,
como les apetece saltar de mi memoria.
A algunos les da por convivir, por mezclarse;
así mi hija juega conmigo de niño,
mis padres, muy jóvenes, se saben viejos felices,
todos mis amigos conviven atemporalmente,
nunca falta el ron y a ninguno hemos llorado todavía.
en mi cabeza existe una sola regla:
cada uno tiene un lugar específico donde volver a instalarse.
si de día conviven entre ellos a mí me da por escribir,
por platicar y contar que alguna vez viví y fue bueno.
Pero de noche cada historia regresa a su contexto,
entonces es que recuerdo líneas completas, escenarios;
los personajes permanecen en su tiempo y todo es crudo y es real,
y es cuando más aprendo.
Por eso, si alguien me preguntara en este instante “¿qué haces?”
yo miraría la cama sonriendo para, sin pena, responder que sueño.
—————————————Edel Juarez

El peatón—- Jaime Sabines


Se dice, se rumora, afirman en los salones, en las fiestas, alguien o algunos enterados, que Jaime Sabines es un gran poeta. O cuando menos un buen poeta. O un poeta decente, valioso. O simplemente, pero realmente, un poeta.
Le llega la noticia a Jaime y éste se alegra: ¡qué maravilla! ¡Soy un poeta! ¡Soy un poeta importante! ¡Soy un gran poeta!
Convencido, sale a la calle, o llega a la casa, convencido. Pero en la calle nadie, y en la casa menos: nadie se da cuenta de que es un poeta. ¿Por qué los poetas no tienen una estrella en la frente, o un resplandor visible, o un rayo que les salga de las orejas?
¡Dios mío!, dice Jaime. Tengo que ser papá o marido, o trabajar en la fábrica como otro cualquiera, o andar, como cualquiera, de peatón.
¡Eso es!, dice Jaime. No soy un poeta: soy un peatón.
Y esta vez se queda echado en la cama con una alegría dulce y tranquila.
—————————————————J.S.

II —– Rich.


Me despierto en tu cama.
Se que he estado soñando.
Mucho más temprano, la alarma nos separó la una de la otra,
Has estado en tu escritorio por horas. Sé lo que soñé:
nuestra amiga la poeta viene a mi habitación
donde estuve escribiendo por días,
bocetos, carbonillas, poemas están desperdigados por todas partes,
y quiero mostrarle un poema
que es el poema de mi vida. Pero vacilo, y me despierto.
Besaste mis cabellos para despertarme.
Soñé que eras un poema,
digo, un poema que quería mostrarle a alguien…
y me río y vuelvo a soñar
con el deseo de mostrarte a toda la gente que amo,
para movernos abiertamente juntas
en el influjo de la gravedad, lo cual no es simple,
lo cual transporta al césped alado por un largo camino lejos
del elevado viento.
———————21 poemas de Amor
A. Rich

Nacho a Cristina y respuesta….


Carta de Nacho
Christina, tina, tina, que sepas que no ha nacido un Vegas que tenga a policías, guardias civiles, militares y toreros por amigos. Pero hablando de tu teoría, ¿no crees que en realidad responde a un complejo tuyo de mujer inmadura? Siempre me ha sorprendido comprobar lo insegura que te muestras a veces con tu trabajo, teniendo en cuenta todo el camino que llevas andado. Pero entiendo lo de la eterna adolescencia. ¿Sabes que tú fuiste la primera mujer que se refirió a mí como “hombre” y no como “chico”? Y eso que ya pasaba de los treinta. Desde luego si yo no escribiera canciones ahora parecería un tímido estúpido al que le da miedo hasta preguntar la hora. Ahora lo sigo siendo, pero ya no lo parezco. ¿Cómo serías tú si no escribieras y cantaras canciones? ¿Qué tal los ensayos con tu súper banda? Yo ayer toqué en Zaragoza e hice el ridículo (mi banda no). ¿Te veré en Madrid hoy? 
Tomo tu mano en la mía.
Tuyo,
N

 

……..Respuesta

Sólo los idiotas no dudan de sí mismos, se avanza más deprisa cuando admites que te queda casi todo por aprender. La autocomplacencia te lleva de cabeza a la mediocridad. ¿Sigo con las sentencias? En fin, llevaré como pueda el peso de ser la primera mujer inmadura que te llama Hombre, también seguramente soy la primera que se da cuenta de tu tremenda similitud en algunos momentos con una adolescente gótica, dolida y siempre consciente de su preciosa estampa melancólica. Puedes ir de un extremo al otro, lo cual es otro de tus muchos talentos. No puedo ser otra cosa que lo que soy. A estas alturas, no me queda más remedio que admitirlo. Igual que tú……………….

Si has de amarme— EB


Si has de amarme que sea sólo
por amor de mi amor. No digas nunca
que es por mi aspecto, mi sonrisa, la melodía
de mi voz o por mi dulce carácter
que concuerda contigo o que aquel día
hizo que nos sintiéramos felices…
Porque, amor mío, todas estas cosas
pueden cambiar, y hasta el amor se muere.
No me quieras tampoco por las lágrimas
que piadosamente limpias de mi rostro…
¡Porque puedo olvidarme de llorar
gracias a ti, y así perder tu amor!
Por amor de mi amor quiero que me ames,
para que habite en los cielos, eternamente.
————–Elisabeth Barret B.