Summer


Al sol se tendió con los senos al aire, penso que el siguiente chico tal vez no le curaría el corazón pero si le invitaría el tequila, quien dice chico dice hombre de cualquier edad dispuesto a admirar la vista. Miró a su alrededor, jugueteo con los pies dentro de la piscina, luego cerro los ojos: no me escondo siempre he estado aquí detrás, el verano bastará para descubrirme?  El chico no tiene porqué ser de esos que tienen una antología de Bécquer, osea si es romántico empezará a ser preguntas y si es extranjero ojalá de esos que cuentan entre risas una peli, una cita claro tendría que pedirme una cita……. ……….

Anuncios


Me abraza con desesperación porque está cansado, ahonda en un tema que no le interesa porque sabe que noto esas cosas, me culpa, me venera y quiere dormir conmigo. Duerme tranquilo. Me pregunta si la banalidad es un sentimiento?; Yo he visto a diario mi fuego que esta siendo bajado, ignorado, mis palabras que se alejan de la modernidad, me cuestionan los líderes, las sumisas, los masoquistas y los vecinos, creo que no cuenta mi opinión, no sé si me anuló o yo lo hice pero no extraño lo otro. Tomo fotografías de vez en cuando, la desnudez me encanta pero también se ha quedado en otro plano. Tengo muy pocos amigos, uno ausente, un profe guapísimo que recién usa lentes, una feminista a la que le gustan cuerpos exuberantes y no aspira a enamorarse, nada más a abandonarse al placer, ella me da bastante que pensar, mi otra amiga es médico, exterioriza de una forma única, me hace sentirme orgullosa y capaz de pensar que hoi no fue un día mediocre…………

Detrás de la cortina


Mire tras la cortina y le vi, le reconoci, no de los sueños porque eran otros gestos y otra forma la que aparecia, le reconoci del album de fotografias de la familia, gestos que se completan con otros, la mirada de papa y por ahora creo que solo se parece a mi en lo terco. Tras la cortina le observe mientras dormia y era tan grande que sus piernecitas ya colgaban de la cama de esponja y el trajecito estaba ajustado y pensé que veinte días son esos centimetros, contados o no contados el paso de tener una carita enrojecida a los ojos vivos y brillantes que me cuestionan que tanto hice mientras él dormía. Di unos pasos y luego me quede congelada, todas mis voces de dentro dijeron que soy mamá, mi cuerpo resentido no puedo girar ni seguir, los organos que se habian desplazado, apenas se acomodaron y en los huecos ahora duermen nuevos miedos… El mueve su cabecita de un lado a otro pero aun no abre sus ojos y yo me regreso, espanto el sueño propio y empiezo a tibiar la leche, me vuelvo a asomar y gime unas cuantas veces pero nada mas veo sus ojos cerrados, lo unico que se ve porque esta envuelto como un tamal oaxaqueño.

La rutina febrero / aqui


Esta rutina no sólo me esta resultando útil, también amena. Hace tiempo disfrutó más los días, porque hace tiempo el amor de mi vida es un abrazo y nuestro despertar de cada mañana. Una vez el me mostró que las rutinas ahorran tiempo y con ese tiempo yo recuerdo nuestros pasos y le cuento cosas al niño, cosas breves y graciosas, críticas y chorradas escritas por músicos, y me preguntó si se acuerda ya de muchas anécdotas. Me levantó temiendo el peor mareo, el dolor de parto, el susto de los truenos o la peor sequia y  me acuesto escondiéndome de los mosquitos. En las primeras horas de la mañana me ocupó de comer y me alistó semidormida, guiada como un ciego por los ruidos de la calle. En las primeras horas de la tarde mascullo el antojo de verlo y amarlo y a veces leo sus breves y ocurrentes mensajes, luego como, lo de siempre porque no se antojo nunca ni la arena, la ceniza o el hielo, y la luna de queso y masilla esta tan alta, luego la tarde me atrapa y pienso enabrazarle y entregarme a su amor y todos sus simbolismos.

Esperandole


Ya no es tan pequeño aunque no dejó de pensar en lo frágil que aún me resulta. No dejó de pensar en sus ojos expresando amor porque en su padre es mi gesto favorito. Después de 32 semanas de su compañía le conozco, es puntual, inquieto, fuerte. Le gusta escuchar, a veces tiene insomnio, es preciso aunque aún no habla de sus poetas preferidos, a mi me gustan James y Nacho y a su papa bukowski y Benedetti…

e tu stai indietro


Yo no queria mudar de piel, pero el vientre esta tomando su propia forma. Se abulta al ritmo que disfruto del antojo de pizza con pure y carne molida… yo no queria apostar, no por miedo, no por aversion por padres ludopatas, no habia encontrado equilibrio entre el riesgo y el favor que se hace uno mismo en las decisiones importantes; ¿que gracia tiene envejecer si no eres un cascarrabias?
No se si estoy viviendo una gran avetura, pero no llevo precauciones, ni las quiero, tampoco me atrevo a definir una sonrisa ajena porque va a desaparecer.
Quiero caminar bajo la lluvia, pero se mueve para acomodarse otra vez en la cama, es una de sus protestas poetica. Me siento melancolica, tanto como una vasija de barro, y quiero jugar loteria marcando cartas con frijolitos, los domingos, hasta que salga el niño y tenga que enseñarle a no comerselos crudos.
Yo te soñe con la mirada suave, del color de las montañas que estan mas lejos.

 

En un día comun


El corse cayó, pero sus ojos no reaccionaron. Estoy estudiando el movimiento artistico, dijo para excusarse cuando entendió que debia decir algo. La mirada cayó. El día fue comun, me desperece algunas veces, me desespere todas, fue tan comun, no porque se este enfriando la cocacola a la par del vino, no porque no haya circos, no porque paro la consola hace rato, no fue triste el día fue apenas pausado.
Ya no conozco la victoria, voy a confesarselo a el que me escucha sin mirar y me mira sin pensar, porque es el unico que tiene esos dones. Yo no se ya lo que se siente desear una victoria, ni preguntarme si las hormigas se dan cuenta de mi presencia, ni el placer infinito de componer versos en medio de los renglones, lo hacia para que hubiera equilibrio, no para dejar espacio para decir más, no queria decir nada más; el amor que fue interpretado, repartido, obstinado, juzgado, a reir porque rindio declaración sin contar el tiempo.
Cayó y solo ha caido la mitad del techo humedecido.