De mi intimidad


Pienso en el rato libre y me apetece beberme toda el agua fría que quede, aunque siga afónica, la temperatura espiritual lo amerita.
Pienso que en unos meses, o años estos ratos serán lejanos, serán un sueño coloidal que no va a encajar. Tengo ganas de jurarte que los ciruelos son lo más delicioso del mundo, entre eso, que me hables al oido, los chabacanos, la birria, bueno la lista se alargo porque tengo bonapetit… A punto de desmayarme quise levantarme para escribir la oración que estaba haciendo. Has de saber que creo en Dios y también creo en vos; la persona correcta iba a decir, la incapaz de quitarme a los hijos, o de internarme en un asilo, la incapaz de mentarme a mi abuela, la capaz de ayudarme a conducir aviones o tiburones, si me lo propongo; cuando me levante me encontre con que ya no recordaba lo que estaba soñando y se mezclo esa sensación conocida de cuando dejas una lectura en una pagina mala y recuerdas algo anterior, algo que te gusta. ¿Y a veces me pregunto porque la gente no se deja ir a su ritmo?
La canción más cursi de Fito narra una historia de amor sin tiempo, para honestos de estos, para bohemios de los otros. Es una breve descripción del espacio que ocupas para otros y para mi. Siempre me ha gustado esa locura que se desprende, y aunque hace mucho no la veo tampoco la evoco. el tono de voz cambiará. el color de la casa cambiará. La luz de las fotografías familiares. Más regular es la cuestión de pensar que la de tallarme los ojos, para ver si es cierto que anocheció en este rato que iba a descansar. La fatiga no es menos, lo cual me preocupa, el malestar no es mas lo cual  me conforta, pero quisiera tener fuerza para tallar un caballito en madera,
o para plantar maíz, las raíces también me gustan…. (ya se dará cuenta me dijo una voz, ¿de qué?, tiré el cerrojo y las drogas, tiré la cuerda y las ganas de andar de campamentos, tiré el cuento social a la basura, cuando te vi; apenas me queda el gustito ese tan psicológico de comprar zapatos)

Anuncios

figurilla de barro


Te vi un día que regresaba de la obra–le dije–Es que yo me fijo en todo. Estabas sentada bajo una lila, con un cuaderno rojo entre las piernas, parece que leías. Te imagine flotando en el tiempo, protagonista de algún cuento escrito hace mil años, una mujer cubriéndose con una chaqueta de mezclilla, analizando la vida desde un barrio viejo, con pocos vecinos y malos caminos.
En ese entonces mi rostro solo eran las huellas que dejaba el sol y mi única preocupación eran los seiscientos pesos con los que alcanzaba a embriagarme. Era lo único que hubiera podido invitarte y no creo que pensaras en ello. Así empiezo la curiosidad, saber si estarías ahí en jueves o sábado. Después me entere que nunca faltabas a misa, debe estar loca, pensé, creer en cruces si siempre dicen en la radio que uno no debe fiarse ni de sus sentidos. Me senté una tarde junto a la casa abandonada, desde donde se veía la banqueta que poblabas. No hacías nada más que leer, el cuaderno que tenias, sin hacer caso de las risas de la gente, de las invitaciones de quienes paseaban en sus sentra y gran marquises, también era mi sueño en ese entonces tener uno, pasear por el centro, irme lejos. ¿Ese cuaderno te enseño a reconocer el carácter de la gente?, ¿todo lo que leías te enseño a expresarte correctamente?, lo que tenia más ganas de saber era porque siempre estabas sola, ahora que lo pienso, debe ser incomodo estar tan callado como el árbol para que siguieras leyendo. Cuando uno trabaja en la obra, lo único que sabe seguro es que al alba empieza el trabajo y que se suda el pan todos los días, por eso hubo muchos días que volvía más tarde. Entonces me dieron ganas de buscarte en cualquier parte, en esa calle tan larga donde imaginaba que vivías, porque Rosita la de la tienda era solita. ¿sera tu casa esa morada donde Don Nabor puso el piso la semana pasada?
A media tarde nunca fallabas junto al arbusto. Tu expresión parecía una de esas figuritas tristes que venden en el cent, joven pero con la sonrisa envejecida. Mis ojos te absorbían y se me olvidaba por tu presencia, el descuido de la mía, entonces supe que debía cruzar alguna palabra contigo. Esa especie de distancia que había entre los dos, no en edad, me hacia tener miedo, tal vez mis amigos tenían razón, no había nada que pudiera decirte. Me senté en la plaza y lo primero que escuche decir era que tenías mala leche, es así de fácil darse cuenta que dos están en el mismo lado del mundo. Me senté un par de veces junto a ti en misa, tu y yo con camisas planchadas y distintas, tal vez por eso la única sonrisa cómplice, pedias por los tuyos al final, pero yo te miraba. De donde vengo no se pide por nadie, cada uno tiene que aprender a cuidarse, de los golpes de la mala suerte, cada quien debe buscar en el andamio su equilibrio.
Me dijo un día que le gustaba reír. Me di cuenta después de tantos años que un cuaderno o una hoja es lo mismo cuando se tiene un pensamiento que guardar. A ti siempre te voy a creer aunque sepas mentir.

Elegía ——– Rogelio Treviño


Tarde a tarde en el  ala del párpado
se abre la orquídea de la noche
Sentados en el torbellino de la quietud
tras las ventanas de cada uno de los cuartos
miramos las estrías de la luz
creciendo sobre la piel
del vidrio

Dibujada con el pincel de lo innombrable
te veo recorriendo mis rasgos
en el lienzo abismal
de la memoria

Luna disuelta en el fondo visual

Infierno de estos meses
donde los dos entre las calles que se pierden
nos estamos nombrando 
——————–   Sr. Treviño 

Polvo


El mundo tal como lo vemos es homogéneo. Si pongo una pizca de sal en la palma de tu mano me dirás que es otra de mis manías, las que tienes estudiadas, las que me convierten en el hombre liviano, soñador y como podría decirlo, no sé. Le pregunte si era una motivación mi viaje próximo y negó con la cabeza, se encontraba ansiosa, como antes cuando éramos parceros. ¿Lo está mi querida por él mundo que me voy a encontrar allá afuera?, pero si no son más que vías, puertos, mujeres de tantos tipos, hombres de traje, de pipa, de negocios y hombres que han perdido la calidad de tales, que simplemente son seres condenados. Si me dices que tienes miedo yo te animaré a que lo niegues, así funciona el mundo Sirt, que te vean cara de valiente, que te vean capaz de ir y ganar una guerra, que no seas de las que piden que se les llame el viernes, que te vean una sonrisa dispuesta a nadar desnuda en el río aunque no se permita o a subirte en balsa y pedir que vaya despacio. No soy simple estas horas, ni desde hace un tiempo, así es como siempre fui. Si hundo mis manos en polvo de canela y luego las llevo a tu cuello, a tus senos y tu cintura es porque es afrodisíaco y es por eso que no puedo decir que quiero subirme a la embarcación sin vos. Siéntate aquí Sirt conmigo, antes de que amanezca y háblame del mundo. Cuando llegué mi turno de pronunciar alguna historia, volveré a darte la palabra, estate atenta porque tal vez lo olvide y mis hoyos, mi silencio, o mi alucinación mientras duermo será la seña.  
Si no te he contado nada de mi es porque no quiero perturbar esa idea de caballero generoso que me has dado. Pese al trato con otros, no soy lo bastante cordial y a veces esas, mis cosas comunes me sirven para no permanecer avergonzado un largo rato. Me gusta el olor del eucalipto, las cerezas, el café, el color de las aves exóticas cuando sobrevuelan alguna cascada, los pinos de follaje suave muy verdes, me gusta cómo se adentran las líneas en tus pupilas mientras lees y esos no son eufemismos, ni romanticismos, que quede claro. No soy argentino, ni boliviano, ni cubano, pero en un tiempo sus ciudades de selva eran mis lugares predilectos. Me establezco donde un camastro y un baúl, lo hago pronto y entonces lo único que se queda del mundo es el ruido del reloj, al que le lanzo un zapato antes de despertarme cada día, al sol o la lluvia de la ventana no llego. El mundo en el que te quedas vos, eso si que pone de nervios, o al menos a mí me quita el aliento.  A veces creo que me lo dirás pronto, si eso de que soy un inseguro.     
¿Todavía trabajas en esa avenida que es tan corta que siempre hay automóviles esperando el pase?, es como lo que hago, la alegoría de que estas frente a todo y nada. Dices que es distinto porque yo trabajo para  proteger a otros y es complicado. Siendo específico, trabajo para salvar a otros, a los del patíbulo; luego tengo que buscar alojamiento en otro sitio, no me gusta que se queden en el rincón de la taberna hasta que alguien se acerque y los convenza de que se merecen el pan que no han comido, o que empiecen a hablar de sus aldeas, esa parte es para los que no han hecho daño, o para los que creen sus juramentos de reivindicación, yo creo que volverán a ser los mismos hombres con sus barbas largas y sus palabras sucias. Muchos de ellos fueron prófugos y propinaron golpes a otros en alguna taberna, después se han permitido el papel de víctimas y al ser liberados están cenando en una taberna, verán que es fácil y se quedaran ahí para ser verdugos o de nuevo victimas de otro holocausto. Cuando pago la cuenta hay quienes preguntan ¿Por qué me voy tan pronto?, son los ciegos, entonces me siento tranquilo de no ser una amenaza que pueda hablarles de realidades que los perturben, hay quienes dicen ¿si estaré pronto de regreso?, son los comerciantes que usan sus ojos solo para contar el ingreso, me desprecio y salgo, encuentro otro sitio y mi decisión la trae un hada esa misma noche y ya no tengo boca para albergar alimento sino para llamarte Sirt, para decirte que me gusta mirar cómo se mueven tus ojos y me gusta cuando se abren o se cierran. Me gusta quedarme a solas con alguna composición, austriaca o madrileña, esa que odias porque dices que es uno de mis pretextos para mantenerme alejado, de verdad que no lo es Sirt, escucharte es una de las cosas que más me impresiona, es tan solo una pasión, hay algunos otros lados, por ejemplo debo decirte que me sobrepongo siempre, no detengas la motivación, ni mi composición.
Si fuera otro lo explicaría mejor, pero siempre rodeo el sentido amplio, lo veo pero no lo puedo repetir. Así que lo digo rápido, cuando estas profundamente dormida. Me siento más fuerte Sirt, más preparado para la mañana oscurecida por la niebla. Desde que era pequeño soñé con sentirme así, ¿te imaginas lo tonto que se debe ser para tomar una pizca de ceniza y pensar que te vas a creer que cuando soples serán guacamayos, eucaliptos, elefantes, ciruelas, arañuelas de damasco?

… si esto fuera consejo pero no es


Carta para un extraño
………..¿que cosas son las que te tienen triste?, me preguntaron, son
algunas, pero estoy pensando, no quiero moverme. Debe haber algo malo cuando
son las once y media y estoy borracho. Güero tamalero no es gracioso que te
disfraces, que te encuentre en la mitad de mis afanes, no es normal que os
preocupéis, debería estar acostumbrada, nada de lo que me ocurre es normal,
tenia dos planes para hoy, por eso no hago planes, porque siempre hay algo mas,
la vida va por ahí interfiriendo con todo, ¿a vos quien os enseño a esconder la
ternura?, comienza mi curiosidad; creo que me dirá que es necesario que todos
los hombres aprendamos eso, pues debo pensar mas alla en las tonterias que digo,
 y ese es comentario, no es consejo, seria consejo si estuviera degustando una
platica con algún amigo, sami, marco, toño, ya de perdida con un compañero o
mi primo, pero a v
os no os puedo aconsejar. Ah! los planes se vieron arruinados
por llamadas, (estoy un poquito enojado, mira que huevos de venir y recriminar
que me vale madres) una llamada de atención, un ejercicio de botar y ser
botado, pero si no me he cansado de decir que no soy una buena persona, me rio
mucho pero es efecto del mediodía. Los carbohidratos rompen enlaces y forman
alcoholes, después de los tragos y las pastas, yo voy a tener que coleccionar
otra cosa, tal vez chicas, ana quiere calor dijo, o algo así entendí, me da risa
esto de mis planes en el inodoro, ni fui a la revisión de las madres esas, ni a
parral, y mi segundo plan tan prometedor que se veía, pero me ahorre la fila.
es hora de desayunar y de abrir los archivos, la veneración comienza. No tengo
remedio, no quiero ser el instinto de nadie. ¿Qué te tiene ajeno a tu vida?,
no creas que se me olvidan las preguntas que te he hecho, y dices problemas y
digo bueno, pero no estoy conforme, quiero mas, si quieres que me quite el
esmalte negro lo hago, te agradezco mucho la canción, se que no es tu fuerte, y
me seguías la corriente, por favor no digas que has llegado tarde, desde hace tiempo
me han dicho eso a menudo ya no tengo energía para negarlo, y no hay escaleras a la mano,
no pienses fatalidades que se me pegan las costumbres 
de la gente amable,
sabes que hubiera sido una buena pregunta, un simple que
estas haciendo al respecto?, escucho I am here without you baby, maldigo un
par de llamadas que me echaron a perder el mes, leo cartas de Truman, tan
cariñoso y curioso, tan critico y criticado, analizo la era de los pretextos.
Pd. lo siento por lo de la escalera tu eres paranoico, tu
eres princesa yo no y así es la fantasía.
Te quiere el borracho del fondo 

quando você some……. –parte 5


A ti te gustaría saber porque me enamore?, supongo que por decir que no sucedería, Ok, (en ese tiempo yo era optimista así que todo comenzaba con un ok) ahora me doy cuenta que mantenerse así depende de si mismo, y pensar que pensado eso, salí al mundo, un hombre atrapo mis ojos, y mi pensar, porque era una mezcla medio rara de cosas, no lo pensaba más que como una persona con ganas de confiar en los demás, con una vida para abrirla como una abanico y tomar instantes, no era como mi amor platónico, tan necio, tan alérgico a las niñas, no era como el incomprensivo, ni como el vanidoso tierno, ni como el mentiroso que juraba que no mentía, ni como el acosador que termino siendo mi amigo, el no es como nadie, y ahí estaba el misterio, en que pedía tanto, en que claramente comenzó a embarrarme de palabras, pero curiosamente no se quedaron las palabras del “hombre maravilloso”, simplemente vi una lucha interna mas grande que la mía, una lucha que él estaba perdiendo y no le molestaba, sus confesiones absolutas me llevaron a un sitio que no conocía, que nunca pensé pisar, enmudecí y no por lo que era o no era, sino porque por primera vez me comprendí como me habías visto tu y como me ven muchos, como una mujer fuerte; confié mas allá de mi, (inicie la parte tres del cuento de mi vida, algo que solo era una reseña de la ausencia de un príncipe, se convirtió en un horizonte plagado de cosas, yo tomaba una pizca y había emoción, esa seguridad y ese aprendizaje fueron costosos, dolorosos), tan claramente me dijo que no le interesaban ni los sueños, ni la belleza de la vida, ni el arte, ni el romance, ni mis romances, entonces el pensaba que yo tenia algo con el que se llama como tu, pues mira con unos ojos lindos, pero no, había algo especial después, cuando le conocí se me olvido hasta que me gustaba Julio, y yo pensaba Dios pero si nadie me aguanta y eso sigue siendo cierto), yo solo pensaba en él, mientras me juraba  que no le interesaban ni los libros clásicos, ni el pentateuco, ni los nombres de los toreros famosos, ni el café turco, ni la verdad, ni la justicia, ni la vanidad, ¿que demonios le interesaría? durante horas, no creerías su respuesta, sabes a quien se parece?, dijo que le interesaba el amor, vació esa palabra que tanto me gustaba, y le odie por justificar una mirada, le quise y pase a la lucha. Me dijo un día que las mujeres mienten, se refería a que no estaba sorprendido, lo decía pero su cara decía lo contrario, tuve una vida linda, demasiado amor mata, sí el hablaba de amor y yo había tenido todo el amor del mundo, él no tenia nada que decirme ya así que deje de verlo unos días que se convirtieron en meses, y fueron tan largos, y me invitaron a muchos lugares y no fui y hasta Pablo me invito a un motel y me pasee en una moto con Alonso, me invitaron a otro lugar, camine entre los arboles, después volver a hablar, es lo peor que le puedes hacer a alguien con voluntad firme, acepte hablar de sutilezas y me invadió, hablamos de “algo”, pero no se me quito la desilusión, pararse frente a mi y decir que prefería sonrisas aunque fueran de caramelo macizo, que si yo no abría los ojos pues me jodía, lo pensé seriamente, no porque sea un wey valioso sino porque lo quería…. tal vez abriré los ojos pero no me gustaría que estuvieras enfrente tu, te amo tal y como eres pero lo que dices no es nada sincero, no tiene caso que lo escuche o que te haga el mínimo caso, no a ti, si alguien autentico lo pide me vuelvo a someter a este juego de poder de capitalistas y cosas peores, ¿no te parece la cosa mas lógica e increíble que me ha pasado?, claro que no coincidirías conmigo dirías Anais la felicidad debe tomarse, en fin…….. las cosas malas nunca llegan solas de eso si estoi segura…………. Ya ni me preocupa pedir nada, tratar de compartir; pero los grillos no cantan, respiran. Extraño a veces a la mujer que conociste, dejo de gustarme hablar, de todos modos no se silenciaron las voces, las que mas lastiman, pero lo interesante fueron los rompimientos, se resumieron en ese enero, soy un dado negro sin puntitos que dios lanzo mientras cantaba, el cambio fue radical, el fue el primero en reprocharlo, lo oculte el tiempo que pude, después todos y cada uno de los príncipes supieron que ya no estaba, nadie hablo de ello, los señores de las penínsulas y de los valles, lo supieron y algunos elevaron una plegaria, mi alma se rompió y gran parte de ella se quedo en vuestro nombre. Deje de hablar, de mirar, de estar sobria, dejé al fin de arrepentirme, deje de escuchar pop, de sentir ganas y empecé a bailar, acompañe a uno de sus amigos, para colmo, todas las mañanas nos contabamos de libros, escuchabamos coldplay, tenia soledad y ganas de escuchar y por eso empece a hacerlo con otra gente, más amigos, distintos, Ad, luis, elisa, jandro, inteligentes, me acostumbre muy pronto a ellos, después pasaron los semestres y estuvo mi compañerito y diego, Bengi, Alicia, Chuy, Seb, Alberto, creo que son a quienes extraño, empece a odiar la palabra volar, this is a big hurt, an eternal hurt, ahora pondré this is the end…

vou me declarar………… —parte 3


No he podido leer en mucho tiempo y eso me tiene triste como un sapo. Son pocos libros y ya no pienso en sus misterios, extraño intercambiar impresiones contigo. Soy tan lenta!, cinco años después comprendo como eras cuando tenías 17, y apenas hoy se que nunca creíste que era feliz, solo asumiste que mi vida era agradable, pero también pensaste que iba ser siempre asi. Ha cambiado todo, he vivido cosas que has vivido, he sentido como el alma roza con todo y como todos esos roces la destrozan, he vomitado de rabia, he llorado madrugadas enteras, he pensado en lo lejos que están y apenas puedo pedirte perdón por mi estupidez, por todas y cada una de ellas, solo hasta hoy puedo comprender tu postura, tus palabras, tus afirmaciones y me siento en el deber de decirte que tenias razón, y sabes como me siento, imbécil porque el tiempo no vuelve, hubiera preferido cualquier cosa, pienso que no debiste acercarte de esa forma y solo creerlo. Yo ahora no me acerco a nadie, uno siempre esta consciente del veneno que tiene encima. Sabes que pienso cuando escucho esas voces ahora?, el amor nada tiene que ver con las palabras, nada era tan malo y de pronto yo ahi enclaustrada, triste, confié en que terminaría pronto, solo quería que el tiempo pasara; pero ah cuanto me ekivoque, esas no eran tragedias sino caprichos.
Elegi una noche muy fría para llorar, me dijeron hace unos minutos que no pensara mas en vos, que sonriera y no mirara atrás, me lo dicen todos y todo el tiempo, al principio no lo soportaba, ahora es solo una anécdota, elegi quedarme con vuestras palabras como elijo otras con todo y sus riesgos, elegi un dia de treinta horas para escribirte. Siempre fue una necesidat explicarte porque, cuando, quien, como; soi odiosa y creo que no habrá nadie, me siento cansada de huir y tu sigues siendo tan proximo y cordial, pero ignoras tantas cosas, 
tus ojos me sacuden, (de un momento a otro abrire los ojos y creeme que cuando lo haga pensare en esa miradita al futuro), tengo mucho que confesar que miedo!, better late that never ¡dudoso significante!, y los dedos se me están saliendo.  Me puse un escapulario por miedo a volverme loca, pero dicen que no funciono, sin duda me ama quien me dijo que vos habeis mirado mis ojos y habeis sonreído, mi blusa roja esta por ahí en algún cajón perdido, no entro en ella, y tu estas tan delgado como el carlos de la cancion!, este dia y los números que justifican el insomnio de toda mi vida son sagrados, claro que hay cosas sagradas, claro que hay recuerdos lindos, he conocido a gente
maravillosa, han sido muchos años, demasiados y cada rato abro botellas con papelitos dentro, no he podido descifrarlos todos, pero ahí voi, y este año ha sido inmensamente maldecido, pero ha habido tiempo para todo hasta para leer cuentos, París escribió uno de un vampiro francés y enamorado, yo me uniría al colegio de vampiros alcoholicos, uno se convierte en una costumbre. Y gente mierda, como me sigue, pero ya no me perturba es parte de la vida.