La rutina febrero / aqui


Esta rutina no sólo me esta resultando útil, también amena. Hace tiempo disfrutó más los días, porque hace tiempo el amor de mi vida es un abrazo y nuestro despertar de cada mañana. Una vez el me mostró que las rutinas ahorran tiempo y con ese tiempo yo recuerdo nuestros pasos y le cuento cosas al niño, cosas breves y graciosas, críticas y chorradas escritas por músicos, y me preguntó si se acuerda ya de muchas anécdotas. Me levantó temiendo el peor mareo, el dolor de parto, el susto de los truenos o la peor sequia y  me acuesto escondiéndome de los mosquitos. En las primeras horas de la mañana me ocupó de comer y me alistó semidormida, guiada como un ciego por los ruidos de la calle. En las primeras horas de la tarde mascullo el antojo de verlo y amarlo y a veces leo sus breves y ocurrentes mensajes, luego como, lo de siempre porque no se antojo nunca ni la arena, la ceniza o el hielo, y la luna de queso y masilla esta tan alta, luego la tarde me atrapa y pienso enabrazarle y entregarme a su amor y todos sus simbolismos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s