En un día comun


El corse cayó, pero sus ojos no reaccionaron. Estoy estudiando el movimiento artistico, dijo para excusarse cuando entendió que debia decir algo. La mirada cayó. El día fue comun, me desperece algunas veces, me desespere todas, fue tan comun, no porque se este enfriando la cocacola a la par del vino, no porque no haya circos, no porque paro la consola hace rato, no fue triste el día fue apenas pausado.
Ya no conozco la victoria, voy a confesarselo a el que me escucha sin mirar y me mira sin pensar, porque es el unico que tiene esos dones. Yo no se ya lo que se siente desear una victoria, ni preguntarme si las hormigas se dan cuenta de mi presencia, ni el placer infinito de componer versos en medio de los renglones, lo hacia para que hubiera equilibrio, no para dejar espacio para decir más, no queria decir nada más; el amor que fue interpretado, repartido, obstinado, juzgado, a reir porque rindio declaración sin contar el tiempo.
Cayó y solo ha caido la mitad del techo humedecido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s